“VERDADES QUE SON MENTIRAS”

                         Romanos 1:24-25
INTRODUCCIÓN: Posiblemente el título de este mensaje nos podría parecer incongruente o contradictorio, pero es una realidad, hay verdades que son simples mentiras.
Tenemos que saber que hay mentiras tan bien fundamentadas que parecen verdades y convencen a muchos, hay mentiras tantas veces repetidas que muchos las aceptan como verdades, hay mentiras que se dicen con tanta seguridad que pareciera que se está diciendo la verdad, pero eso No significa que dejen de ser mentiras, definitivamente las mentiras nunca serán verdades, aunque haya muchas personas que las crean.
Pero ¿Cuáles son esas verdades que son mentiras?
Son los argumentos que usamos para tratar de justificar nuestro estilo de vida, son nuestras propias verdades con las cuales tratamos de ir en contra de la verdad de Dios escrita en su palabra, son nuestros argumentos y excusas cuando son confrontados con las verdades eternas escritas en la Biblia.
Veamos algunas de esas verdades que muchas personas usan y que muchas personas creen, pero que la palabra de Dios nos demuestra que son simples mentiras y argumentos sin valor.
I. LA PRIMERA VERDAD QUE ES MENTIRA: NO ES NECESARIO CONGREGARSE EN UNA IGLESIA PARA SER CRISTIANO
Esta es la verdad para muchas personas que no quieren reconocer la importancia de congregarse con constancia para el crecimiento espiritual de un hijo de Dios, es el argumento de las personas que no quieren salir de su comodidad.
Que pensaríamos si alguien dijera: Yo quiero ser médico, pero no voy a ir a la universidad. Nos parecería ilógico ¿verdad? Exactamente, es ilógico, pues nadie puede graduarse de medico sin asistir a una universidad, y así exactamente de ilógico es pensar que se puede ser cristiano sin necesidad de congregarse en una iglesia.
Muchas personas vienen a Cristo y tienen la costumbre en sus vidas de no congregarse en ninguna iglesia (Hebreos 10:25) pero para ser un verdadero cristiano tenemos que dejar esa costumbre, tenemos que dejar ese argumento, y tenemos que obedecer la palabra de Dios y comenzar a congregarnos para ser alimentados de la palabra de Dios.
Aunque no quieras aceptarlo, las iglesias han sido parte de la vida cristiana desde los inicios, desde el tiempo de los apóstoles (Hechos 16:5); (1 Corintios 4:17)
La palabra de Dios nos enseña que la iglesia primitiva o la iglesia del tiempo de los apóstoles se congregaba constantemente (1 Corintios 16:1-2)
II. LA SEGUNDA VERDAD QUE ES MENTIRA: PODEMOS SER CRISTIANOS SIN TENER QUE DEJAR NUESTROS MALOS CAMINOS.
Esta es una de las mentiras que mas personas creen que es verdad, y de esa forma satanás hace que haya tantos cristianos sin fruto, tantos cristianos que no pueden experimentar la bendición de Dios sobre sus vidas.
El argumento que muchas personas toman como su verdad es que se puede ser cristiano sin dejar de ser borrachos, que se puede ser cristiano sin dejar las relaciones de adulterio y fornicación, que se puede ser cristiano sin tener que dejar nuestros fines de semana en las discotecas, en los bares, etc.
La verdad de Dios escrita en su palabra nos declara que nuestro corazón no puede anhelar seguir siendo amigos del mundo (Santiago 4:4) No podemos ser amigos del mundo y amigos de Dios.
La palabra de Dios nos declara que cada uno de nosotros que hemos recibido a Cristo como salvador tenemos que tomar una decisión: o somos cristianos y vivimos para Dios o somos mundanos y nos dejamos perder en el mundo, pero no podemos vivir en tibieza espiritual (Apocalipsis 3:15-16)
La verdad de Dios en su palabra nos declara que el quiere que nosotros nos volvamos de nuestros malos caminos, él no quiere castigarnos, el quiere bendecirnos, pero nosotros tenemos que dejar nuestros malos caminos (Ezequiel 33:11)
III. LA TERCERA VERDAD QUE ES MENTIRA: PODEMOS ALEJARNOS DEL CAMINO DE DIOS SI TENEMOS UNA BUENA JUSTIFICACIÓN
Verdaderamente para justificar esta mentira escuchamos argumentos tan bonitos y tan bien elaborados que podríamos pensar que tienen razón, pero la palabra de Dios nos muestra lo contrario.
Cuantos de nosotros hemos escuchado estos argumentos:
a) No me congrego los domingos porque ese día yo se lo dedico a mi familia.
b) Mis hijos No se congregan porque están muy ocupados en sus estudios.
c) Yo No puedo congregarme los domingos porque es el único día que tengo para descansar.
d) Yo No puedo congregarme porque No me queda tiempo por mis estudios o por mi trabajo.
e) Es verdad que salgo a divertirme en bares y discotecas, pero No hay problema porque lo hago con mi esposa.
La verdad que la palabra de Dios nos declara es que en nuestra vida la prioridad numero UNO tiene que ser Dios (Mateo 6:33)
La verdad de la palabra de Dios nos declara que cada uno de nosotros debemos amar a Dios aún por sobre nuestra familia (Mateo 10:37)
La palabra de Dios nos declara que nosotros como cabezas de familia tenemos que acercar a nuestra familia al Señor, No alejarla de Él (Josué 24:15)
IV. LA CUARTA VERDAD QUE ES MENTIRA: TODAS LAS RELIGIONES SON BUENAS Y NOS LLEVAN AL CIELO.
Posiblemente podemos decir que la mayoría de las religiones son buenas porque muchas de ellas enseñan buenos valores, porque hablan del amor, porque hablan de Dios, porque hablan de amar al prójimo, porque hablan de paz, de armonía, etc.
Muchas personas dicen que el camino hacia el cielo es como una montaña y que cada uno sube esa montaña por diferentes caminos, algunos van por el camino del catolicismo, del budismo, del islamismo, etc.
Pero la verdad de Dios nos enseña en su palabra que No hay muchos caminos para llegar al cielo, sino solamente uno: (Juan 14:6); (Hechos 4:12)
La verdad de Dios en su palabra nos enseña que hay muchos caminos que aparentemente son buenos pero su final No es de salvación sino de muerte (Proverbios 14:12)
Posiblemente No querrás estar de acuerdo con lo que la palabra de Dios enseña, quizás tendrás tus propios argumentos, pero la palabra de Dios te hace una pregunta (Romanos 9:20) ¿Quiénes somos nosotros para altercar contra Dios? Reconozcamos lo que la palabra de Dios nos enseña (Romanos 3:4) DIOS ES VERAZ.

Deja un comentario