“LA BENDICIÓN DE GANAR ALMAS”

                     2 Corintios 5:17-20
INTRODUCCIÓN: Que privilegio más grande, que Cristo nos confiera a nosotros el ser sus representantes, que seamos sus embajadores en cualquier parte del mundo y no en una sola ciudad.
Qué bendición en que siendo como hemos sido… o como somos… Cristo nos tenga la confianza en que lo representaremos dignamente… es por eso que hemos titulado el mensaje así.
Al saber que Dios no le encomendó nadie más éste mensaje, que Cristo tampoco le diera esa tarea a los ángeles…nos sentimos tan orgullosos de ser nosotros los que hemos recibido la preferencia para hacerlo.
Es por eso… los que hemos entendido esto, que es un alto honor de compartir el mismo mensaje que Dios le dio a Cristo, Cristo lo haya hecho con nosotros. Deseamos poder decir al final de nuestras vidas, lo mismo que dijo Cristo al final de su ministerio. (Juan 17:1-4)
Por lo tanto…
I. GANAMOS ALMAS PORQUE ES LA ÚNICA FORMA EN QUE LA HUMANIDAD SE PUEDE SALVAR: (1 CORINTIOS 1:21)
A. ¡NO HAY OTRA FORMA!
1) Si hubiera otra forma… Dios la hubiera indicado
2) Ese es el método más fácil y práctico para la tarea humanamente imposible.
3) Eso pensaba y creía el apóstol Pablo. (1 Timoteo 2:5-7)
4) Eso pensaba y creía Cristo. (Juan 3:17-18)
II. JESUCRISTO LO HIZO Y ESO NOS INSPIRA: (LUCAS 19:9-10)
A. JESÚS ES NUESTRA MOTIVACIÓN
1) Fueron muy cortos 3 años y medio de ministerio
a) Cientos de miles le conocieron
b) Jesucristo No recibió ningún galardón por haberlo hecho
2) Su misión era BUSCAR Y SALVAR, esa es nuestra misión también
3) La forma que lo hizo nos anima
III. DIOS DESCRIBE COMO SABIO AL QUE LO HACE: (PROV. 11:30); (PROV. 14:25)
A. NO TODOS PENSARÁN LO MISMO
1) Para otros, seremos unos aprovechados
2) Para otros, somos unos comerciantes de gente ingenua
3) Para otros tantos, somos unos asalariados y oportunistas
4) Otros, nos tildarán de holgazanes
5) Pero lo importante y lo que en realidad tiene valor, es lo que dice Dios de nosotros y del trabajo que hacemos para Él.
IV. SERÁ UNA LABOR QUE NO QUEDARÁ SIN SER RECONOCIDA: (DANIEL 12:2-3)
A. NO TODOS LE RECHAZARÁN, HABRÁ MUCHOS QUE ACEPTARÁN
1) Nuestra oración debe ser que sean menos los que se despierten para confusión y que sean mil veces más los que despierten para Vida Eterna.
2) Que los que hayan entendido o hayan aceptado sean muchos más de los que rechazaron.
3) Y que cada día que pasa… se unan muchos más para seguir llevando más almas que reconozcan a Cristo como su Señor y Salvador.
CONCLUSIÓN: Queridos hermanos ¡QUE PRIVILEGIO TAN GRANDE!
Debemos aprovechar esta distinción que nuestro Dios nos da de trabajar en su obra y llevar mucho fruto para su honra y su gloria.