“BUENA TIERRA PARA LA PALABRA”

                   Lucas 8:11-15

INTRODUCCIÓN: La semilla sin la palabra no tiene sentido, pues necesita de la tierra para poder cumplir con su objetivo: dar fruto.

La palabra de Dios es para el hombre, en él mismo se centra su objetivo.

Oír, entender, retener son los “abonos” necesarios y fundamentales para que la semilla produzca frutos abundantes.

No olvides que la semilla es viva y eficaz

Estamos compartiendo en este tiempo acerca del crecimiento en la palabra de Dios y ésta alcanza su grado máximo en este pasaje, donde se nos habla que la palabra produce, y si produce es porque ha crecido, y nos muestra su fruto a ciento, a sesenta y a treinta por uno.

Por lo tanto una vez que hemos entendido la calidad de la semilla, miremos donde cayó la palabra:

I. JUNTO AL CAMINO. (V.12)

A. “OYEN Y LUEGO VIENE EL DIABLO”.

1) No basta sólo con oír la palabra sino hay que ponerla por obra en nuestra vida. (Stg.1:22-25) Cuando oímos la palabra pronto el diablo va a tratar de arrancarla de nuestra vida.

2) El diablo trata de devorar cuando oímos la palabra (1.Pe.5:8), es decir justo al comienzo, pues sabe que después nuestras vidas se fortalecen en la palabra, de ahí que tenemos que cuidar con esmero a los recién nacidos, en el evangelio.

a) ¿Es posible que el diablo quite la palabra?

b) ¿No es un personaje desagradable el diablo?

c) ¿Es fácil de detectarle?

d) El diablo se disfraza como ángel de luz (2.Co.11:14)

e) ¿Quién quitó la palabra del corazón de Eva? La serpiente, que se disfraza, por tanto tengamos mucho cuidado para que no venga y nos engañe, ya que no lo hará de una forma clara y manifiesta.

f) ¿Dónde estás en la palabra, estás junto al camino?

g) Los que están junto al camino son aquellos que jamás entraron de lleno en la nueva vida que Dios ofrece y vivieron siempre como trayectoria de vida “junto al camino”, un lugar siempre peligroso y solitario donde el diablo tiene muchas posibilidades de asaltarnos hurtarnos, matarnos y destruirnos.

h) No vivas sólo y alejado del cuerpo, es decir de su iglesia, ya que serás presa fácil para el diablo (Ecl.4:9-10).

II. SOBRE LA PIEDRA.

A. “NO TIENEN RAÍCES”. (V.13)

1) ¿Dónde se encuentra la fuerza de la planta o del árbol? En sus raíces, cuanto más profundas sean estas, tantas más posibilidades tendrá de subsistir.

2) Pablo exhortó a los colosenses de la siguiente manera: “de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias” (Col.2:6-7), es decir les señaló la importancia de estar arraigados en Cristo.

a) Arraigar, significa: “echar raíces”, cosa que le falto a quienes estaban sobre la piedra, en apariencia todo era normal, oyen, reciben la palabra con gozo,

b) pero al no tener raíces cuando viene las dificultades, la prueba no pueden superarla y se apartan.

c) Job recordando su situación anterior a la prueba dijo: “mi raíz estaba abierta junto a las aguas y en mis ramas permanecía el roció” (Job.29:19).

d) ¿Fue Job probado?

e) ¿Permaneció y obtuvo la victoria?

f) ¿Por qué?, su raíz estaba abierta al río de Dios, raíz que le salvo de ser llevado a la ruina en el día de la prueba.

III. ENTRE ESPINOS.

A. “SON AHOGADOS POR LOS AFANES, RIQUEZAS…”. (V.14)

1) Hemos de saber que: “estamos en el mundo pero no somos del mundo”, es importante entenderlo muy bien, para no caer en el engaño de los placeres y afanes de este mundo.

2) Es indudable que el lugar donde cayó la semilla en esta ocasión no era muy apropiado para dar mucho fruto, ni el más idóneo, pero también es verdad que tuvo su oportunidad de ser libre de los espinos y producir, porque en realidad no fueron estos los que le impidieron sino las riquezas, los afanes y los placeres.

a) La semilla no puede producir en una tierra donde existe el deseo de disfrutar de los deleites temporales del pecado, pues no se puede servir a dos señores a la vez.

b) No hay que amar al mundo, todo en el pasará (1.Jn.2:15-17).

c) Un texto que nos habla justo de los hombres que habiendo sido invitados antepusieron sus asuntos y negocios al ir a las bodas que por causa de ellos fueron preparadas (Lc.14:15-24).

d) ¿Quedan espinos en tu vida?

e) ¿Muchos o pocos?

f) Ten cuidado con ellos pues pueden ahogar la buena semilla (La palabra de Dios), en tu vida y dejarte sin fruto, ni esperanza.

IV. EN BUENA TIERRA.

A. “RETIENEN LA PALABRA OÍDA Y DAN FRUTO. (V.15)

1) ¿Tienes un corazón bueno y recto?

2) ¿No dice la misma palabra que justo no hay ni uno?

3) Esto es cierto, ni bueno, ni justo es el corazón de ningún hombre, pero lo bueno de este cuarto grupo es que hay una perfecta sintonía y armonía entre la palabra y ellos de manera que no son oidores olvidadizos, sino que retienen lo oído.

a) La palabra clave es: Retener, cuyo significado es conservar, guardar en sí y conservar algo en la memoria.

b) Los tres grupos primeros no fueron capaces de retener la palabra que fue la gran virtud de este cuarto grupo.

c) Es importante en primer lugar: oír,

d) en segundo lugar: entender lo que oyes,

e) en tercer lugar: retener lo que oyes y entiendes,

f) esto da como resultado el fruto: a ciento, sesenta y a treinta por uno.

g) Guarda la palabra en tu corazón: “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba… retén lo que tienes para que ninguno tome tu corona” (Ap.3:10-11).

CONCLUSIÓN: La parábola del sembrador nos muestra una sola semilla, pero hasta cuatro diferentes tipos de tierra, tres parecen ser en principio tierras idóneas para la semilla, sin embargo en el transcurso del tiempo y por las situaciones y circunstancias dejan de serlo, y sólo una tierra resulta fértil para la semilla.

Sé una tierra fructífera para la palabra y permite que ella crezca en ti dando buenos resultados para la gloria de Dios.

“Se buena tierra para la Palabra”

“LA PALABRA DE DIOS ES VIVA Y EFICAZ”

                          Hebreos 4:12

INTRODUCCIÓN: Entramos en el segundo lapso del año con una palabra que Dios trae a nuestros corazones: “Creced en la Palabra”.

Como cristianos es vital que esta palabra se haga carne en nosotros.

Después de haber meditado acerca de ser verdaderos adoradores en espíritu y verdad los cuales Dios busca, ahora nos metemos de lleno en fortalecernos y crecer en la palabra de Dios, pues el crecer en la palabra no es una opción sino una necesidad.

I. LA PALABRA DE DIOS ES VIVA.

A. SU PALABRA ORDENA Y LLENA. (GN.1:1-21)

1) En el primer libro de la Biblia y en su primer capítulo podemos ver que la palabra que sale de la boca de Dios es viva.

a) En el principio todo era un caos, pues la tierra se encontraba desordenada y vacía. ¿Qué fue lo que trajo orden y llenó la tierra? La palabra que salió de la boca de Dios, pues de continuo vemos la frase: “y dijo Dios”. El libro de Juan dice: “todas las cosas por él fueron hechas” (Jn.1:1-4,14).

b) Nosotros éramos tierra desordenada y vacía, siendo la palabra de Dios la que obró el milagro en nuestras vidas. Conocer la palabra viva de Dios es trascendental para nosotros, para no seguir desordenados y vacíos.

c) Cuando entendemos que la Palabra es viva y crecemos en esta palabra no hay nada que pueda estorbar nuestro desarrollo en los caminos y voluntad de Dios.

2) La palabra de Dios es viva porque Dios dijo y todo fue creado e hizo todo cuanto quiso (Sal.115:3). Es importante saber, conocer, entender y discernir todo aquello que Dios tiene para nosotros, comprendiendo que es a través del “Verbo de Dios”, la acción de Dios a nuestro favor.

B. SU PALABRA ALIMENTA. (MT.4:4)

1) La palabra de Dios es alimento para nuestras vidas, pues por medio de ella crecemos y nos desarrollamos en la vida nueva que hemos recibido de Dios, en Cristo Jesús.

2) ¿Deseas la Palabra de Dios? ¿Tomas de ella y te alimentas? “Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada para que por medio de ella crezcáis para salvación” (1.Pe.2:2).

C. SU PALABRA NOS DEFIENDE DEL ENEMIGO. (EF.6:17)

1) La palabra de Dios es la espada del Espíritu, Jesús supo usarla muy bien (Mt.4:1-10).

2) De nada nos servirá el Espíritu, sin la espada, que es al fin y al cabo la que nos libra de nuestros enemigos.

a) Es muy importante saber manejar bien “La espada del Espíritu”, pues para hacerle frente a nuestro enemigo todo dependerá del manejo, o la destreza que tengamos de dicha espada, esto nos dará seguridad en nuestro andar cotidiano con Dios.

b) Jamás debemos ignorar al enemigo, al contrario hemos de conocer la palabra de Dios, de modo que sepamos quien es nuestro Dios y a la vez conocer todas sus promesas que él nos ha hecho, sabiendo que todas sus promesas son sí y Amén, en Cristo Jesús.

II. LA PALABRA DE DIOS ES EFICAZ.

A. SU PALABRA SANÓ AL ENFERMO. (LC.7:1-10)

1) La palabra de Dios es eficaz, como bien comprobó un centurión que llamó a Jesús para que viniese a su casa para sanar a su criado y esto fue lo que le dijo al Maestro: “di la palabra, y mi criado será sano”.

2) ¿Crees tú, que la palabra de Dios es eficaz? ¿Tiene poder, fuerza y produce resultados? Este hombre lo creyó y para creerlo debía conocerlo primero pues sin conocerlo es imposible creerlo.

3) Es digna de admirar la fe que este hombre depositó en la palabra eficaz de Dios.

4) ¿Para qué depositar confianza en su palabra si no fuese eficaz?, pero su palabra es tan eficaz que lo que nosotros vemos hoy fue hecho de lo que no se veía (He.11:3).

5) Su palabra nunca vuelve vacía sino que es prosperada (Is.55:11).

B. NO IGNORES SU EFICACIA. (MT.22:29)

1) No hay que ignorar la eficacia de la palabra de Dios pues hemos de conocer las escrituras ya que estas dan testimonio de nuestro Señor.

2) No ignoremos la eficacia de la palabra, sino que más bien al contrario seamos entendidos y no para discutir, sino para vivir conforme a ella, pues a través de la palabra conoceremos los caminos y pensamientos de Dios para nuestras vidas (Is.55:8).

3) ¿Cómo conocer el pensamiento y el camino de Dios? Escudriñando las escrituras (Jn.5:37-39).

4) Su palabra es Eficaz.

CONCLUSIÓN: Que en este trimestre crezcas en su palabra y a través de su palabra Dios traiga grandes resultados a tú corazón.

Recibe toda la vida y eficacia de Dios.

Vive su palabra, porque ella es la que ordena y llena tu vida, es la que te alimenta, es la que te defiende del enemigo, ella también es lumbrera para tu camino, su palabra no es ajena ni anticuado para nosotros hoy, pues cielo y tierra pasará más su palabra no pasará. Comprueba por ti mismo que su palabra de Dios es viva y eficaz.

“Crece en la palabra de Dios, ella es viva y eficaz”

“NO IGNORÉIS LA PALABRA DE DIOS”

                                Juan 8:32

INTRODUCCIÓN: Cantamos diciendo: “Libre soy del pecado, libre soy del temor”, pero también hemos de ser libres de toda ignorancia para no caer en error alguno y así evitaremos ser como niños fluctuantes que son engañados (Ef.4:14).

La verdad que nos liberta es la palabra de Dios, por ello no hemos de ser ignorantes en ella sino por el contrario hemos de crecer: “Crece en la palabra de Dios”.

Hoy vamos a ver dos palabras claves: “Errar e Ignorar”.

I. “ERRAIS, IGNORANDO LA PALABRA DE DIOS”.

A. LOS FARISEOS Y SADUCEOS ERRABAN. (MR.12:18-27)

1) Marcos nos cuenta el encuentro de Jesús con fariseos y saduceos y tanto los unos como los otros no fueron muy honrados, ni sinceros con Cristo, ellos fueron a él para tratar de confundirle y para cogerle en algún fallo.

a) ¿Qué significa errar? Errar es andar vagando, estar perdidos o extraviados, y es así como estaban los fariseos y saduceos.

b) ¿Por qué erraron los fariseos y los saduceos? Ellos erraron, porque ignoraban las Escrituras, el poder de Dios y la verdad que es Jesús.

c) ¿Conoces tu las Escrituras y el poder de Dios?

B HAY DOS FORMAS DE ERRAR.

1) Errar involuntariamente (Jon.4:11).

a) Dios habló a Jonás para que predicara en Nínive, pero él se enfadaba porque Dios perdonaría a los Ninivitas.

b) Después Dios le hizo entender (v.11) que los de Nínive no sabían, ni conocían el camino verdadero hasta que Jonás les anunció el mensaje de arrepentimiento.

c) Los de Nínive erraron involuntariamente, pero hoy muchos yerran no porque quieren, sino porque no conocen la Palabra, ni conocen a Jesús que es el camino, la verdad y la vida.

2) Errar voluntariamente (Ez.33:30-32).

a) En este texto vemos a un pueblo que conoce la palabra de Dios, pero deciden ignorarla de forma voluntaria.

b) Los saduceos con sus amigos los fariseos a buen seguro que habían hablado del tema de la resurrección, del Espíritu y de los ángeles, pero decidían seguir errando e ignorando lo mismo que los fariseos en otros temas, pero ni de unos y ni de otros manaba el buen espíritu de Dios para recibir sabiduría de la palabra. Esto es errar voluntariamente.

c) Judá menospreció la palabra voluntariamente y fueron tras sus propias mentiras que les hicieron errar (Amos 2:4).

d) No menosprecies Su palabra, ni deseches Su reprensión (Pr.10:17).

II. “AMADOS HERMANOS NO ERRÉIS”. (STG.1:16-18)

A. CRECE EN LA PALABRA DE DIOS.

1) El conocer y entender esta palabra de Dios puede librarnos de toda confusión y engaño, pues la misma palabra nos enseña muchas cosas, por ejemplo, nos enseña cómo debemos hablar y que decir: (Col.4:6; Ef.5:19).

2) ¿Estás dispuesto a escuchar a Dios? Tienes que estar dispuesto a escuchar la voz de Dios a través de su palabra diciéndote en ocasiones:

a) ¿No estás errando?

b) Es preciso no dejarte llevar por todo aquello que aunque te parece que es como debe ser, quizás no sea conforme a la palabra y entonces errarás,

c) pues para los saduceos es posible que no hubiera resurrección, pero Jesús les dijo:

d) ¿No erráis? Escucha a Jesús y el te sacará del error.

B. CRECE CON LA SABIDURÍA DE DIOS. (STG.3:12-18)

1) El Espíritu Santo es quien nos hace crecer en la Palabra de Dios (Jn.16:7-14).

a) Para no ignorar, Dios nos ha concedido su Espíritu.

b) ¿Quieres ser sabio?

c) ¿Quieres ser libre de todo espíritu de contención y de perturbación?

2) La sabiduría de Dios es:

a) pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre, ni hipocresía.

b) Esto les faltó a aquellos hombres que acudieron a Jesús vagando y divagando en sus propios pensamientos.

3) Se sabio y no des ventaja al enemigo (2.Co.2:11).

a) ¿Darías ventaja a tu enemigo, que desea tu mal?

b) ¿A quién le das ventaja en tu vida?

c) ¿Al error o a la verdad?

d) ¿A la ignorancia o al conocimiento?

e) ¡¡No erréis ignorando las escrituras y el poder de Dios!!

f) Se sabio y no le des ventaja al enemigo.

CONCLUSIÓN: No erremos ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

Recibe por medio del Espíritu Santo la revelación de Dios, pues la revelación de Dios te hará entender que sus promesas son de una vida plena y total.

Los fariseos y saduceos erraban mucho porque no conocieron la revelación, pues Dios no es Dios de muertos sino de vivos, él no los abandonaría ante el poder de la muerte, en su fidelidad los resucitaría. (Jn.14:1-3; 1 Co 15:13-22,53-58)

Crece en la palabra de Dios y sé libre de todo error.

No erréis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios (Mt.22:29).

“No erréis ignorando las Escrituras, por el contrario creced en la Palabra de Dios”

“EL REGALO DE DIOS PARA EL MUNDO”

                          Romanos 6:23

INTRODUCCIÓN: La navidad es uno de los tiempos que pensamos de los regalitos para todos nuestros familiares, que quizá no otra manera.

700 años antes de Cristo, Dios declaró este regalo al mundo por el profeta Isaías 9:6.

El mejor versículo que describe el regalo de Dios es Juan 3:16 El Señor Jesús dijo a la mujer en pozo de Jacob, que si ella conociera el don de Dios, Él le daría agua viva.

Un regalo no se compra, sino se recibe del que lo da.

VAMOS A VER UNAS COSAS ACERCA DE ESTE REGALO DE DIOS:

I. EL REGALO DE DIOS ES UN REGALO SIN PARALELO:

No hay un regalo en este mundo desde la fundación del mundo hasta ahorita, que se compare con el regalo de Dios.

A uno le pueden regalar casas y haciendas o ranchos y todo el dinero en el mundo, pero si no tiene el regalo de Dios no tiene nada.

Si un hombre aquí en la tierra no tiene nada de posesiones, pero tiene el regalo de Dios, él lo tiene todo.

Pero con el regalo de Dios, somos bien ricos, amén.

II. EL REGALO DE DIOS ES UN REGALO SIN LÍMITE:

Lo que quiero decir es que es para toda persona.

El regalo de Dios es, “Para todo aquel que en el creyere”

Dios no ha elegido a unos para que vayan al cielo y a otros al infierno, Él salva a todo el que viene y le pide salvación y el que no, no.

1Juan 2:1,2; Hebreos 2:9; Isaías 53:6 Estos versículos nos muestran claramente que Dios ama a todo hombre.

Si TODOS hemos pecado, pero el también cargó con el pecado de TODOS.

Ningún pecador va a ver del infierno hacia el cielo y va a acusar a Dios que Él no dio a su hijo por él.

La muerte de Cristo fue suficiente para todo hombre, pero solo es eficaz para aquellos que creen.

Si el hombre se va al infierno no va a ser porque él no pudo ser salvo, sino porque él rechazó el regalo de Dios. 2Pedro 3:9; 1Timoteo 2:4

La salvación de Dios y el regalo de Dios es para el perdido, el borracho, el drogadicto, el religioso, el fariseo, el saduceo (aquellos que creen que saben todo), el necio, para los adúlteros, los cantineros, las rameras… ¡PARA TODOS!

III. EL REGALO DE DIOS ES UN REGALO INMERECIBLE:

No puedes hacer nada en este mundo para merecer este regalo.

Yo siento mucho por aquellos que están tratando de merecer la salvación o el regalo de Dios. Efesios 2:8,9

Muchos religiosos en el juicio del Señor Jesús van a ser sorprendidos eternamente Mateo 7:22,23

Obras hechas para tratar de merecer la salvación son obras de iniquidad E. Ejemplo: En los funerales les dicen, “Ya ellos se han ido a su recompensa”

El cielo o la vida eterna no es una recompensa, ¡sino que es un regalo!

Tú no deletreas salvación HACER, sino ¡HECHO!

¡CRISTO LO HIZO TODO!

La única cosa necesaria para ir al cielo es Cristo porque en Él se encuentra la vida eterna. Romanos 6:23

IV. EL REGALO DE DIOS ES UN REGALO QUE NO HA SIDO RECIBIDO POR MUCHA GENTE: (JUAN 1:12)

Cómo te sentirías tú, si tú hubieras hecho un gran sacrificio para hacer a alguien feliz por medio de un regalo y esa persona nunca abrió ese regalo.

Tu corazón estuviera quebrado por causa de su ingratitud.

Cristo al ver a Jerusalén se le salía el corazón, por causa del corazón duro de ellos y su ignorancia.

CONCLUSIÓN: Si tu vienes a Cristo, harás a Dios feliz y Él te dará la vida eterna.

No tarde hoy es el día de tu salvación, ven y toma el regalo que Dios te da, no lo rechaces oh tu vida será fatal…

“LA PALABRA DE DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE”

                           Isaías 40:6-8

INTRODUCCIÓN: El creyente en medio de los ataques del sistema del mundo en que vivimos, puede que piense que insignificante las creencias Bíblicas.

Puede que hasta haya dudas por ver el incremento de la ciencia, o de la hostilidad en contra de una vida santa.

Isaías estaba hablando de eventos que ocurrirían 150 años después.

O sea, que el Texto Bíblico es la Palabra de Dios y no es cualquier cosa.

No es revelación de un hombre, sino que es la Palabra incorruptible e infalible de Dios.

Es así como comenzamos nuestra lección en esta mañana.

Trataremos los siguientes Puntos:

Primero veamos que…

I. LA VIDA HUMANA ES FRÁGIL.

Esta comparación es puesta en comparación con la Palabra de Dios que permanece para siempre.

La fragilidad de la vida es evidente cada vez que ocurre una tragedia.

Cuanta gente muere joven, o aun en la niñez.

Uno puede observar a una persona joven y fuerte, y al paso de los años, se puede ver la diferencia.

El Texto Sagrado nos está dejando la mejor prueba que existe en comparación a las cosas de Dios que son Eternas, con las cosas terrenales que son pasajeras.

A. Las pertenencias materiales son frágiles y se echan a perder.

Esto es muy significante para todos, porque no importa cuánto uno tenga o si uno es dueño de propiedades, todo lo que uno puede ver y disfrutar en esta vida, es temporal.

Con razón el apóstol Pablo dice en 2 Corintios 4:18 “no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”.

Segundo veamos que…

II. LA PALABRA ES INCORRUPTIBLE LA QUE HA SIDO PREDICADA.

Una de las pruebas más grande de la veracidad de la Biblia, son las Profecías cumplidas.

No solamente prueban que Dios conoce el futuro, sino que por ser Palabra de Dios son indestructibles. Veamos algunos ejemplos sobre el tema.

A. Muchos han prohibido la existencia de la Biblia, ordenando el que sean destruidas.

1) Unos dos siglos antes de JESUCRISTO, un hombre cruel y asesino, con el nombre de Antíoco Epífanes, rey de Siria, después de conquistar la tierra Sagrada y ocupar a Jerusalén, ordenó la destrucción de todas las ESCRITURAS y la muerte de muchos judíos.

2) Es muy claro que las ESCRITURAS sobrevivieron esa masacre, pero Antíoco murió y tuvo que enfrentarse a la eternidad, mientras que las ESCRITURAS siguen todavía.

3) Otro caso parecido ocurrió a principio del siglo cuatro de nuestra era, con un emperador Romano con el nombre de Diocleciano.

4) Este emperador que odiaba a los cristianos, ordenó la destrucción de todas las ESCRITURAS Bíblicas, y la muerte de los cristianos.

5) No es por demás el decir que Diocleciano murió una muerte bien dolorosa, y también tuvo que enfrentarse al verdadero DIOS, pero las ESCRITURAS o PALABRA DE DIOS, todavía Permanece delante de nosotros.

6) Otro caso muy reciente ha estado ocurriendo en países a nuestro alrededor.

7) El comunismo prohibió la publicación y la posesión de las Biblias.

8) Naciones como la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Rumanía, China, Corea del Norte, y la lista sigue pues es bien larga.

9) Aun así, muchas de esas naciones ya no son comunistas y, la BIBLIA o la PALABRA DE DIOS, todavía permanece.

10) La Biblia es el libro que más se vende en el mundo. Es un libro INDESTRUCTIBLE por la sencilla razón que es INCORRUPTIBLE, pues como PALABRA DE DIOS, PERMANECE PARA SIEMPRE.

Por lo tanto…

III. NADIE PUEDE RETAR A LA PALABRA DE DIOS. Isaías 40:21-26

A. Un hombre fuerte puede retar a otro hombre fuerte y vencer.

Pero nadie por muy fuerte que sea, puede retar a Dios y vencer.

Sí, es cierto que algunos se burlan de Dios, lo blasfeman, o lo retan.

Pero al cabo del tiempo, se marchitan como todo ser humano y tienen que enfrentarse a la eternidad a comparecer delante del Creador y del dador de la PALABRA DE DIOS que PERMANECE PARA SIEMPRE.

Por último debemos saber que…

IV. LA PALABRA DE DIOS ES NUESTRA GUÍA.

A. Siendo que la Biblia no es un simple libro, sino que es la Palabra incorruptible de Dios, es nuestra guía moral para comportamiento.

B. Nadie puede decidir su propia ética o moralidad porque entonces cada persona puede hacer lo mismo.

1) ¿Cómo saber lo que es malo?

2) ¿Cómo saber que hacerle daño a otra persona es malo?

3) ¿Cómo saber cuál debe ser nuestra conducta?

4) Todas esas preguntas tienen una respuesta clara,

5) y es que todo lo que es COMPORTAMIENTO, se puede interpretar de la forma que cada persona quiera.

6) Es solamente si seguimos las enseñanzas de la Biblia que es la PALABRA INCORRUPTIBLE de DIOS, y las que nos alumbra el camino para saber que debemos hacer.

1) ¿Cómo puede una persona llevar una vida íntegra? El Salmo 119:9 dice: ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

2) ¿Cómo cuidarse uno para no pecar contra Dios? El Salmo 119:11 dice: En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.

3) ¿Cómo saber cual camino tomar en esta vida? El Salmo 119:105 dice: Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

4) ¿Cómo puede uno ser libre del pecado? El Evangelio de Juan 8:31-36 dice: Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

CONCLUSIÓN: Es muy claro que nuestro SEÑOR JESUCRISTO es la VERDAD.

Su Palabra lo dice.

Para encontrar la vida eterna, toda persona tiene que entregar su vida a JESUCRISTO como su SALVADOR.

Este TEXTO SAGRADO, nos revela la VERDAD, y esa VERDAD que es ETERNA, nos hace libre.

“ALIMÉNTATE DE LA PALABRA DE NUESTRO DIOS”

                             1 Pedro 2:2

INTRODUCCIÓN: Alimentar bien nuestro cuerpo es algo muy importante para nuestra salud física, sin un buen alimento y una dieta equilibrada podemos sufrir diferentes tipos de enfermedades.

Al igual necesitamos alimentar de una forma adecuada nuestra alma y espíritu para que estos estén sanos y fuertes para el Señor.

Desear la palabra de verdad que sale de la boca de Dios es algo muy importante para el cristiano.

Sin apetito es muy difícil comer y alimentarse, quizás cuando estamos inapetentes lo único que nos atrae son los “caprichos” pero estos terminan por hacernos más mal que bien.

I. ES UN DELEITE, EL ALIMENTARSE DE LA PALABRA.

A. ¿TE DELEITAS EN LA PALABRA? (SALMOS 1:2)

1) “Bienaventurado el varón… que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche“, esta forma y actitud frente a la palabra de Dios es la adecuada para ser bien alimentado.

a) ¿Disfrutas de la palabra mientras te alimentas? En el Salmo 119 el salmista recoge su sentir respecto a la palabra de Dios:

b) Se deleita, suspira por ella, lámpara es a sus pies, defensa en contra de sus enemigos, le trae paz, ordena su vida, le da entendimiento, le da sabiduría más que a los que por edad tenían que ser más sabios que él, ella es su esperanza y su gozo.

c) La experiencia del salmista es enriquecedora en gran manera, porque encontró en la palabra el alimento que deleitaba su vida.

2) María se deleitaba oyendo a Jesús (Lucas 10:38-42).

a) Hoy vamos faltos de tiempo,

b) no tenemos tiempo para casi nada,

c) ni para estar delante de la palabra para meditar en ella y el mundo nos carga y oprime,

d) lleno de stress y preocupaciones,

e) sin darnos cuenta que la palabra es la buena parte que jamás nos será quitada.

f) Uno de los tesoros que nos podemos hacer en la tierra es atesorar la palabra de Dios en nuestro corazón, como María la madre de Jesús que cuando el ángel le habló guardó las palabras en su corazón (Lucas 1:38, 47; 2:19).

II. UNA NECESIDAD, EL ALIMENTARSE DE LA PALABRA.

A. ELLA CONVIERTE EL ALMA Y DA SABIDURÍA (SALMOS 19:7)

1) Su palabra Convierte el Alma (Salmos 19:7.a).

a) Su palabra nos convierte para la salvación de nuestras vidas, porque su evangelio es poder de Dios (Romanos 1:16; 10:8-11).

b) Su palabra convierte el alma para salvarnos pero también para consagrarnos cada día.

c) Nos convierte el alma porque su palabra sana y liberta (Salmos 107:20) y es como fuego y como martillo (Jeremías 23:29).

d) Convirtió el alma del etíope eunuco (Hechos 8:26-37).

e) Su palabra no hace distinción de personas, sino que es para todos aquellos que abren su corazón a ella, como el etíope eunuco en quien pocos podrían pensar pero que la palabra llegó hasta él trayéndole vida, esperanza y le convirtió el alma.

2) Su palabra hace Sabio al Sencillo (Salmos 19:7.b).

a) Hombres sin letras y del vulgo, así calificaron a aquellos que habían estado con Jesús, pero se admiraban viendo la sabiduría.

b) Cuando nos alimentamos de lo que sale de la boca de nuestro Señor y Salvador hay muchas cosas que cambian,

c) porque él ha escogido lo vil y menospreciado del mundo para avergonzar a los sabios y entendidos. (1 Corintios 1:25-28).

B. ELLA TRAE ALEGRÍA AL CORAZÓN (SALMOS 19:8.A)

1) Cuando nos alimentamos de su palabra hay alegría en nuestro corazón y huye la tristeza y el dolor,

2) No importa las circunstancias porque en medio de las mismas siempre hay esperanza.

3) Leyendo en (Jeremías 15:16) no nos cabe duda de que el mensaje que Jeremías recibió produjo en su interior gozo y alegría,

4) Aunque también es cierto que no todos están dispuestos para recibir la palabra como el profeta.

5) Sus mandamientos son rectos y alegran el corazón, por ello alimenta tu alma con el gozo y la alegría de su palabra.

6) Una palabra que no vuelve vacía sino que cumple su propósito para lo cual es enviada, ella libra del temor y de la ansiedad.

C. ELLA ALUMBRA LOS OJOS (SALMOS 19:8.B).

1) En este tiempo de tanta oscuridad y confusión,¡¡como necesitamos la palabra para no ser llevados a las tinieblas!!

a) Hoy cuando todo es confuso y a lo malo llaman bueno y a lo bueno malo, haciendo de la luz tinieblas y de las tinieblas luz, poniendo lo amago por dulce y lo dulce por amargo (Isaías 5:20).

b) Es por todo esto que necesitamos que su palabra sea lámpara a nuestros pies y lumbrera a nuestro camino.

2) Estar bien alimentados de la palabra nos puede dar la vista de todo aquello que Dios tiene para nosotros, pues es en su luz, veremos la luz (Salmos 36:9).

3) Jesús alumbra nuestro entendimiento, porque él es luz:

a) Alumbra nuestro entendimiento para conocer su justicia y su verdad,

b) Siendo ayudados para no desesperarnos ni desanimarnos en medio del caos y de la injusticia,

c) Pues los hombres desean y piden justicia (aunque seamos injustos por naturaleza) pero solo los juicios de Dios son verdad porque no hay ninguna injusticia en él.

d) Jesús es la luz del mundo y cuando nos alimentamos de la palabra que sale de su boca no andamos en tinieblas, porque su palabra declara que el pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz y los que moraban en tinieblas de sobra y de muerte, luz resplandeció sobre ellos (Isaías 9:2).

e) Su palabra alumbra tus ojos.

CONCLUSIÓN: Desea como un niño recién nacido, la leche espiritual no adulterada, es decir su palabra como un alimento vital para tu vida.

Recuerda que cuando te alimentas con la palabra y la pones por obra hay esperanza para tu vida, así se lo recordó Dios a su pueblo y hoy nos lo recuerda a nosotros en Deuteronomio 8:1-10 pues: “no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Dios vivirá el hombre“.

Tengamos cuidado de cómo nos alimentamos, examina tu alimento. No seas inapetente de la palabra de Dios. Oremos y pidamos a Dios que traiga hambre de su palabra, porque ella: Convierte el alma, da sabiduría, alegra el corazón y alumbra los ojos. ¡Aliméntate de la Palabra!

© Alfonso Calderón E.. Todos los derechos reservados.