“OBSTÁCULOS QUE PUEDEN PARAR LA BENDICIÓN»

                                         Salmo 1:2-3
INTRODUCCIÓN: Nosotros como hijos de Dios hemos sido plantados en la tierra más fértil, en la tierra donde podemos dar frutos de bendición en abundancia, esa tierra es el Reino de Dios, nosotros No hemos sido plantados junto a corrientes de agua, las corrientes de agua viva fluyen de nuestro interior.
Como familias cristianas tenemos la oportunidad de ser familias prósperas y bendecidas, pero lamentablemente eso No es una realidad en muchas familias cristianas.
El día de hoy vamos a meditar en la palabra de nuestro Dios cuáles son aquellos obstáculos que nos están impidiendo progresar como familia.
Pero este mensaje No solamente va enfocado a los adultos sino también a los jóvenes, pues de las decisiones que tomes en tu juventud dependerá en gran manera la prosperidad en tu futura familia.
Veamos pues en la palabra de nuestro Dios cuáles son algunos de los obstáculos para la prosperidad de nuestra familia:
I. LAS MALAS COMPAÑÍAS (PROVERBIOS 28:19)
A. ES DECIR LAS AMISTADES E INFLUENCIAS MALAS
1) La palabra de Dios es clara y nos dice que el que sigue a los ociosos se llenara de pobreza,
2) Nosotros como cristianos tenemos que saber que hay amistades que No nos suman nada bueno a nuestra vida,
a) Sino que al contrario nos restan,
b) Nos roban la bendición.
3) Los jóvenes se rodean de personas ociosas y siguen sus caminos
a) Desaprovechan muchas oportunidades de preparación académica,
b) Que luego significara un gran obstáculo para la prosperidad de su futura familia.
4) Podemos darnos cuenta de que con toda seguridad las personas que son malas amistades para nuestra vida
a) Tienen una vida inestable en todos los aspectos; laboral, sentimental, espiritual, etc. (Salmo 1:4) “No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento.”
b) Y esa inestabilidad No les permite prosperar,
c) Por ese motivo No debemos vivir a su manera.
II. TOMAR DECISIONES SIN TOMAR EN CUENTA A DIOS (PROVERBIOS 21:5)
A. RECUERDE QUE NO TODO LO SABEMOS, HAY QUE CONTAR CON DIOS Y QUE ÉL NOS GUIE A TOMAR BUENAS DECISIONES.
1) Tenemos que intuir que las decisiones alocadas
a) Sin pedir la dirección de Dios,
b) Sin tomar en cuenta su voluntad son un obstáculo muy grande para la prosperidad de nuestra familia.
c) Tomar créditos bancarios a la ligera,
d) Usar las tarjetas de crédito para gastos innecesarios,
e) Vivir estilos de vida que No van acorde a nuestros ingresos son un obstáculo para la prosperidad, es decir para la libertad financiera de la familia.
2) Los jóvenes que deciden alocadamente dejar de lado su proyecto de vida,
a) Sus estudios escolares y universitarios
b) Solo para aventurarse en una relación de pareja a temprana edad tendrán obstáculos muy grandes para prosperar en su familia.
III. LOS VICIOS Y ADICCIONES (PROVERBIOS 21:17; 29:3)
A. LAMENTABLEMENTE ESTE ES EL ESTILO DE VIDA DE MUCHOS
1) Tenemos que tener muy claro que para toda persona los vicios y las adicciones son un obstáculo muy grande para la prosperidad de una familia,
2) Pero para un cristiano mucho más, ya que estos estilos de vida desagradan a Dios.
3) Muchas veces pensamos que los únicos vicios o adicciones
a) Son el alcoholismo, el tabaquismo y las drogas,
b) Pero muchas personas No pueden prosperar porque son adictos al sexo,
c) Porque son compradores compulsivos,
d) Por el vicio de las apuestas, de los juegos de azar, etc.
e) Tenemos que saber que Él único que puede hacernos verdaderamente libres es el poder de nuestro Señor Jesucristo.
IV. LA FALTA DE ESFUERZO Y DILIGENCIA EN EL TRABAJO (PROVERBIOS 10:4)
A. TENEMOS UNA GENERACIÓN QUE QUIEREN LAS COSAS SIN ESFUERZO.
1) Hay dos palabras significativas en este pasaje de la palabra de nuestro Dios
a) Negligente: Persona que No pone el cuidado, la aplicación o el esfuerzo debidos en lo que hace, en especial en el cumplimiento de una obligación.
b) Diligente: Persona que pone mucho interés, esmero, rapidez y esfuerzo en la realización de un trabajo.
2) Una persona negligente pierde grandes oportunidades en su vida,
a) Por su haraganería,
b) Por No querer salir de la comodidad,
c) Son personas que No terminan sus estudios,
d) Son personas que No valoran sus trabajos,
e) Llegan tarde, No hacen lo que les corresponde y si lo hacen lo hacen mediocremente,
f) Y rápidamente pierden sus trabajos.
3) La palabra de Dios nos declara que las personas que son diligentes en sus trabajos prosperan y se superan laboralmente (Proverbios 22:29) “¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición.”
V. LA SOBERBIA DE NUESTRO CORAZÓN: (TITO 2:9)
A. EL ARROGANTE ES CONTRADICTOR Y RESPONDÓN
1) La soberbia es un obstáculo muy grande para la prosperidad de nuestra vida y de nuestra familia,
2) ¿De que forma nuestra soberbia afecta la prosperidad de nuestra familia?
a) Cuando somos personas con malas actitudes en el trabajo (Tito 2:9)
b) Cuando comenzamos a tener prosperidad y nuestro corazón se llena de orgullo y de vanidad (Jeremías 49:16) “Tu arrogancia te engañó, y la soberbia de tu corazón. Tú que habitas en cavernas de peñas, que tienes la altura del monte, aunque alces como águila tu nido, de allí te haré descender, dice Jehová.”
VI. EL NO SER FIELES CON DIOS CON NUESTRAS FINANZAS (PROVERBIOS 3:9-10); (MALAQUÍAS 3:10-11)
A. ESTE ES UN MAL EPIDEMIOLÓGICO
1) Como hijos de Dios
a) Tenemos que reconocer que todo le pertenece a nuestro Dios
b) Y que nosotros solamente debemos ser fieles administradores de lo que Él nos da.
2) El cristiano que No diezma ni ofrenda
a) No solamente le roba a Dios,
b) Sino que también se roba a sí mismo las bendiciones y la prosperidad que Dios tiene para él.
3) Tenemos que comprender que si somos fieles en lo poco el nos confiara lo mucho (Mateo 25:23) “Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”
CONCLUSIÓN: Como familias cristianas tenemos la oportunidad de ser familias prósperas y bendecidas, pero desgraciadamente eso No es una realidad en muchas familias cristianas.
Si queremos ser familia bendecidas tenemos que creer lo que la palabra de Dios nos ha enseñado.
Hay que vencer estos obstáculos que nos están robando la bendición de nuestro Dios.

Deja un comentario